El color rojo. Capítulo 2

El color rojo. Capítulo 2
Participantes:
El narrador       La paciente (Mary)
Hermano de Mary       El médico
El narrador

Vimos en el capítulo previo la historia de Mary, una mujer en sus cincuenta años , con un diagnóstico de hemorragia cerebral en relación a un aneurisma.  La paciente refería siempre al médico y su familia que sólo podía ver un color rojo en sus ojos. 

La paciente (Mary)

” Otra vez esta cortina roja, todo es rojo, no puedo ver”

Hermano de Mary

“Estoy muy cansado. El médico dice que ha comprobado todo y que tiene claro que todo se debe a alucinaciones visuales, pero yo voy a hablar con el director para ver si un oftalmólogo puede explorar a mi hermana”.

Un  oftalmólogo

“Hola Mary. Soy el Dr. Claudio , me gustaría explicarle lo que voy a hacer. Voy a explorar sus ojos para ver qué ocurre con este tema de la cortina roja. Vamos a ver. Oh, si es verdad, hay una cortina dentro de sus ojos, porque están llenos de sangre. Va a necesitar cirugía para tratar este problema y limpiar sus ojos. Esta situación puede ocurrir tras una hemorragia cerebral como la suya y su nombre es síndrome de Terson”.

Diagnóstico final: Síndrome de Terson

El síndrome de Terson consiste en la presencia de una hemorragia vítrea asociada a una hemorragia subaracnoidea, otro tipo de hemorragia e incluso un aumento de la presión intracraneal (1).

Bibliografía

(1) George JS, Elston JS. Mysteri Case: Terson syndrome on CT. Neurology 2016; 87: e133-4.

ANÁLISIS DEL CASO
Podemos decir que hay sesgos cognitivos en el razonamiento del médico, que se resumirían en los siguientes:
1. Exceso de confianza:  el médico estaba seguro que la clínica era debida a alucinaciones y que no eran necesarias nuevas disquisiciones o actuaciones.
2. Sesgo de confirmación: todas las actuaciones del médico estaban dirigidas a confirmar más que a rechazar su hipótesis inicial.
3. Cierre precoz:  el médico estaba seguro que se habían contemplado todas las posibilidades clínicas  dentro del diagnóstico diferencial , pero no era así ya que una lista más completa debería haber incluído el síndrome de Terson.
MEJORA Y RECOMENDACIONES

-Compruebe cada pequeño detalle clínico.

– Es importante elaborar un listado diagnóstico diferencial amplio para posteriormente ir reduciéndolo según los hallazgos.

-Siempre hay que prestar atención a las consideraciones del paciente y la familia.

Autor: Lorenzo Alonso, MD. Foro Osler

 

 

 

 

Share

2 pensamientos sobre “El color rojo. Capítulo 2”

  1. Muy interesante, el razonamiento médico inicia desde el encuentro con el o la paciente, con el estudio semiologico de las molestias relevantes. Hacer lo mismo con los hallazgos físicos, identificar los PROBLEMAS DE SALUD y a partir de ellos plantear HIPÓTESIS DIAGNÓSTICAS , se plantean varias hipótesis en orden relevante, no creo que exista una sola hipótesis, existirá excepcionalmente un signo patognomonico que nos dirija un diagnóstico seguro. Luego tenemos que corroborar con exámenes auxiliares o pruebas de laboratorio que verifiquen nuestra hipótesis diagnósticas. Si no logramos comprobar el diagnóstico, se hará una compulsa de datos, revisión de la historia o ampliación de la historia clínica. Se tratará de comprobar las otras hipótesis diagnósticas. Gracias por estos alcances.

Los comentarios están cerrados.