La tiranía del gen autosómico dominante

Diagnóstico de una enfermedad autosómica dominante

En nuestra época los genes están en todas las áreas de la Medicina. Hemos descodificado el código genético  y conocemos la forma de transmisión de las enfermedades. Desde un punto de vista didáctico, el material genético está almacenado en los cromosomas de las células germinales o “sexuales” y en el resto de células somáticas, conociéndose a los cromosomas de estas células como autosomas.  Los genes dentro de cada cromosoma son las unidades operativas de expresión de los trazos genéticos. Cada característica está determinada por dos copias del gen, pero en ocasiones sólo uno de ellos es el que toma el mando y da lugar a su expresión, en ocasiones de forma anómala, dando lugar a las enfermedades autosómicas dominantes.

Cuadro clínico de una enfermedad autosómica dominante: dos escenarios

Escenario número Uno

Osteogénesis imperfecta (OI)

La OI es una enfermedad ocasionada por la formación anómala del colágeno tipo I. En realidad se conocen hasta diecisiete procesos, pero todos tienen en común la fragilidad ósea con la aparición frecuente de fracturas óseas sin trauma.

A diferencia de otras enfermedades autosómicas dominantes, la OI puede detectarse intraútero, por medio de una ecografía durante el embarazo. La mayoría de los afectados puede llevar una vida bastante normal.  Esta detección intraútero no suele ocurrir en muchos otros procesos autosómicos dominantes, que sólo son diagnosticados al nacer o por referencia de familiares afectados.

Cuando la enfermedad no es detectada intraútero, el mayor riesgo de fracturas sin trauma es un signo típico de este proceso.

Desafortunadamente, la mayoría de estos procesos no se detectan intraútero, y tampoco existe un tratamiento efectivo para los mismos.

Escenario número Dos

El impacto emocional y psicológico de un test positivo para BRCA

BRCA  (Breast Cancer Gene) incluye dos genes supresores de tumores, el BRCA1 y el BRCA2. Cuando este test es positivo en una mujer joven, su vida puede cambiar dramáticamente.

La probabilidad de transmisión de un trazo genético autosómico dominante es del 50% para cada hijo o hija. En esta situación, una futura madre debe decidir entre seguir adelante con su familia o  evitar la posibilidad personal de un cáncer de ovario o de mama.

La única solución práctica para evitar el cáncer de ovario es una salpingo-ooforectomía bilateral y un seguimiento estrecho de las mamas con Resonancia Magnética Nuclear. Un test positivo en su hija determinará que debe hacer seguimiento a partir de los 25 años y si el test es positivo en el hijo, el seguimiento se realizará sobre la próstata a partir de los 40 años. El gen mantiene su presencia a través de la familia , con diferente penetrancia, y este modo de herencia es un desafío real para las siguientes generaciones.

¿Podemos hacer algo para evitar la transmisión del gen en la familia?

Cuando una mujer joven en edad de tener hijos tiene un test positivo para la mutación BRCA hay varias posibilidades. En primer lugar puede elegir a nivel personal no padecer un cáncer de ovario, para lo que se realizará una salpingo-ooforectomía bilateral, alrededor de los 40 años y un estrecho seguimiento mamario. Otra opción es tener un hijo e intentar seleccionar un embrión sin la mutación, mediante la técnica de Screening Genético Preimplantación. Esta metodología no está ampliamente extendida en todos los países y tiene connotaciones éticas y prácticas (1-2).

Las respuestas emocionales y psicológicas de las mujeres con un BRCA positivo no son uniformes. Algunas priorizan su seguridad para evitar un cáncer, mientras que otras prefieren tener descendencia pero intentando detener la transmisión del gen. Algunas mujeres deciden continuar con el embarazo sin otras medidas, pensando que en el futuro inmediato existirán tratamientos más eficaces para tratar los problemas asociados a la mutación BRCA (3).

Bibliografía

  1. Harper JC. Preimplantation Genetic Screening. J Med Screen 2018; 25(1): 1-5
  2. Donnelly LS, et al. Reproductive decision-making in young female carriers of a BRCA mutation. Human Reproduction 2013; 28: 1006-1012
  3. Ormondroyd E, et al. Attitudes to reproductive genetic testing in women who had a positive BRCA test before having children: a qualitative analysis. European Journal of Human Genetics 2012; 20: 4-10

 

Share