Un nuevo diagnóstico cada mes (4) dolor, dolor, dolor

The British Museum

Juan era feliz, Con 21 años y estudiando segundo de Medicina , su sueño desde que era un adolescente. Bicicleta, natación, eran una parte muy importante en su vida, pero todo iba a cambiar en un segundo.

Aquella mañana estaba lloviendo y él iba como cada día a clase de anatomía, pero al subir las escaleras resbaló y cayó.  Cuando trató de incorporarse,  un fuerte dolor apareció en su tobillo derecho y él conocía ya bastante anatomía para saber que su tobillo estaba roto, lo que se confirmó tras la visita a urgencias. Al menos era una fractura no complicada, el peroné estaba roto, así que una férula y descanso fue el tratamiento establecido.

Tres meses más tarde

Después de tres meses podía caminar sin ayuda, el hueso estaba consolidado y el traumatólogo lo envió a una clínica de rehabilitación. Todo marchaba adecuadamente para este tipo de fracturas, pero Juan comenzó a sentir más dolor, no sólo en el tobillo, sino en toda la pierna, a veces con una sensación de calor otras de frio. El color de la piel era pálido y tenía menos fuerza en su pierna.

Una nueva visita al médico

Tenía miedo de ir al traumatólogo de nuevo, porque en la última visita el médico fué muy optimista y la radiografía era normal. Probablemente necesitaría más rehabilitación u otra diferente. Algunos amigos le ayudaban, pero otros pensaban que tenía un problema psicológico. Pero el dolor iba peor cada día, no podía continuar estudiando y tuvo que parar los estudios.

Diagnóstico final

Síndrome de Sudeck. Esta situación describe una condición dolorosa, asociada a un trauma o a una fractura ósea, con un dolor regional que se extiende más allá de la localización del trauma inicial.  El dolor es desproporcionado en tiempo y grado a lo que sería el curso habitual de un tipo de problemas como éste.  El dolor es predominante distal e incluye manifestaciones sensoriales, motoras, vasomotoras y tróficas.

Actualmente hay varias entidades similares al síndrome de Sudeck y que están agrupadas bajo el nombre de “Síndrome de dolor regional complejo”.

Aunque el síndrome de Sudeck no es realmente una enfermedad “rara”  (incidencia de 1-5 por 100.000 persona/año) es una situación que altera la calidad de vida . Además, debido al hecho de que la enfermedad es crónica, cada síntoma puede dar lugar a confusión con otros procesos, y por lo tanto aumentar la probabilidad de un error de diagnóstico.

Autor: Lorenzo Alonso

 

 

Share