El difícil mundo de la mejora del error médico. Lo siento, también soy humano

Autor: Lorenzo Alonso

FORO  OSLER

El paisaje clínico

Nuestro cerebro siempre busca una actividad intelectual o general que nos produzca un sentido de satisfacción, bienestar o alegría. Cuando lo que se prevee es un resultado negativo o peligroso, la reacción humana normal es la de evadir el problema.Cuando nos formamos como médicos, nuestros sentimientos y objetivos van encaminados a aprender lo más posible sobre enfermedades, fisiopatología, clasificaciones, casos clínicos, pero no estamos preparados para admitir un diagnóstico erróneo o un mal resultado con un paciente.  Cuando eres todavía un médico joven, tu primera impresión es la de estudiar mucho para llegar a ser un excelente profesional, y esto es así, pero a pesar de todo aparecerán factores que influenciarán la vida clínica diaria , y que son difíciles de controlar en su totalidad, algo parecido a otras actividades de riesgo. Si miramos a la aviación o a los ferrocarriles, está claro que son también actividades de riesgo, pero lo cierto es que ambas disponen de protocolos y medidas de seguridad muy bien establecidos, a diferencia del mundo clínico. Piense en una consulta de un médico de atención primaria, o en un médico atendiendo a varios pacientes en una sala, con múltiples canales de información, escasas alertas electrónicas, distracciones, decisiones importantes, cuadros de pena e incluso muerte a su alrededor, ¿piensa que la actividad clínica es una tarea fácil? ¿piensa que este escenario puede “arreglarse” en cuanto a los riesgos con más estudio o más concentración?

Errores médicos, los accidentes ocurren

Entonces, ¿qué ocurre cuando aparece un error o un despiste sin repercusión sobre el paciente? ¿Lo comentaría y lo sacaría a la luz?

Los médicos en todo el mundo están afrontando en este momento situaciones difíciles, pero no sólo ahora sino siempre, la actividad clínica se desarrolla rodeada de un mundo de riesgos cada día.

La literatura  sobre el error médico incluye gran número de artículos sobre la “segunda víctima” y también de los pasos a seguir para sacar a la luz un error. Sin embargo, no conocemos prácticamente nada del porcentaje real de comunicación de errores médicos en la práctica. Cuando un error no produce un daño en el paciente, la posibilidad de que salga a la luz es muy baja, lo que es  normal desde el punto de vista de la preservación individual por miedo a acciones legales, pérdida de consideración e incluso pérdida del trabajo.

Hay instituciones sanitarias alrededor del mundo que tienen su propia política sobre el error médico, la mayor parte en una estrategia global de seguridad del paciente, y con la intención de evitar problemas legales.  Acciones, como la  Duty  of Candour , del Reino Unido, promueven la comunicación del error como “recomendación”, dentro de una consideración global de honestidad para los empleados públicos.  En otros países como en Suecia, la reclamación de un paciente conlleva un análisis inmediato por la autoridad sanitaria y una compensación directa independiente de futuras acciones legales.

Considero que el conocer el problema del error médico es importante, pero, como toda acción humana, requiere de ciertos condicionantes que facilitaría y asegurarían al profesional que debe comunicar el problema, algunas de los cuales se exponen en el siguiente gráfico:

 

Conclusion
  • La magnitud real del error médico no es conocida.
  • Los médicos no son proclive a revelar un error, sobre todo si no ha producido un daño al paciente.
  • Los errores médicos deben ser contemplados como un camino para la mejora de los servicios clínicos.
  • Las Facultades de Medicina deben incorporar a la enseñanza estos temas con un curriculum práctico.
Bibliografía
  1. Kalra J, Kalra N, Baniak N. Medical error, disclosure and patient safety: A global view of quality care.  Clinical Biochemistry 2013; 46: 1161-1169
  2. Bascuñán ML, Arriagada AM. Comunicación de errores médicos a pacientes y familiares: interrogantes y herramientas. Rev Med Chile 2016; 144: 1185-1190 (Spanish)
  3. Stroud L, Wong BM, Hollenberg E, Levinson W. Teaching Medical Error Disclosure to Physicians-in-Training: A Scoping Review. Acad Med 2013; 88: 884-892

 

 

Share