¿Diagnóstico o una explicación descriptiva?

¿Cuál es su diagnóstico?

En un mundo ideal cada paciente debe tener un diagnóstico tras una visita a un Servicio de Urgencias, al menos este es un importante “mantra” en Medicina. Por supuesto, la incertidumbre siempre está presente en el diagnóstico médico, así como los sesgos del

razonamiento, las “cebras” clínicas y, lo más importante, siempre está la dificultad para darle un nombre exacto al problema clínico del paciente, porque sus síntomas y signos pueden ser comunes a otros procesos y no permitir una utilidad para discriminar entre varias enfermedades. La Medicina moderna trata de ser precisa y encontrar el nombre exacto para una enfermedad, pero esto no es siempre posible en el mundo real. Entonces,¿qué podemos hacer? Los pacientes necesitan una explicación para su problema y un plan de seguimiento inmediato. Esto es diferente a sólo describir la situación usando un síntoma como el diagnóstico, ya que dicha explicación debe estar basada en un razonamiento anatómico o fisiopatológico.

¿Cuántos pacientes son dados de alta desde un Servicio de Urgencias con un Juicio Clínico descrito sólo como un síntoma , tal como “lumbalgia”, “dolor abdominal no quirúrgico” o “epigastralgia” sin una explicación de las posibilidades de evolución o de los síntomas de alarma?

Describiendo el problema, explicando las posibles etiologías, estableciendo un plan de seguimiento, es una alternativa cuando no se puede determinar un diagnóstico concreto de inicio. Es importante invertir el tiempo necesario para que el paciente y su familia comprendan la situación, y escribir un párrafo narrativo en lugar de sólo una frase o una línea como juicio clínico.

La consecución de un “buen” resultado para el paciente significa satisfacción para el propio paciente, para la familia y para el médico, y este es el resultado de un complejo camino de decisiones diarias, conversaciones y razonamiento.

La conclusión es que debemos buscar un diagnóstico, encontrar el problema de salud exacto del paciente pero, cuando no hay una respuesta clara, tenemos que explicarle al paciente el abanico de posibilidades y como estar atento a los posibles signos y síntomas que pueden dar la clave de su problema.

Lorenzo Alonso. Foro Osler

Share